Imprimir

Historia del Primer Carro Bomba de la Primera Compañía de La Granja

El Carro Bomba marca Chevrolet del año 1928 de 4 cilindros, adquirido en el año 1954 al Cuerpo de Bomberos de Talca,  fue el primer vehículo de emergencia  que tuvo esta

Compañía.


 

Para empezar, se debe entender que hacer una reseña histórica de una Compañía, que tiene 67 años de abnegada labores tarea difícil. Más bien tarea casi imposible de cumplir al detalle.

Tratar de dejar en unas cuantas letras toda una vida que ha pasado dentro de sus cuatro paredes, las que han albergado la existencia bomberil de muchas personas en estas siete décadas, sin

dejar de mencionar el esfuerzo  y sacrificio que en cierto momento aportó cada uno de ellos, sería pecar. De olvido involuntario.

 

Es mejor sólo mencionar los hitos más relevantes de esta riquísima historia de Bomberos. Corrían los primeros meses de 1950 y un trío de vecinos con visión de servicio y no satisfechos con lo

realizado hasta ese minuto, se reunieron y acordaron dar los primeros pasos para la fundación de lo que sería hoy una de las Instituciones Bomberiles más respetada del Área Metropolitana,

realizaron esfuerzos sobrehumanos y con la ayuda de otros a quienes convencieron, fundaron y dieron vida a la Primera Compañía y trabajaron duro con el fin de que sus raíces quedaran firmes,

de manera que pudieran soportar el peso de esta gran obra en el futuro.

En Febrero de 1951 y ante la imposibilidad de conseguir un Carro Bomba Nuevo, se adquirió un Chasis Dogde usado, el cual se preparó para Carro Porta Escalas y Comandancia, pero posteriormente no pudiéndose conseguir una Turbina para dejar esta máquina en condiciones de ser carro Bomba y viendo que como tal, no llenaba las necesidades se acordó venderlo, a fin de reunir todos los dineros con los que contaba la compañía, ya que existía la posibilidad de compra uno.

El año 1953, pasa sin grandes logros que destacar ya que todos los esfuerzos seguían abocados en juntar fondos y en buscar un Carro Bomba usado que estuviera a la venta a precio razonable para la Compañía y en volver a aquellas cuatro tablas en un Cuartel acogedor. 

Avanzando la década en 1954 y dadas las pocas posibilidades de traer un carro bomba nuevo, se acordó adquirir uno usado. Fue así como el Director Cirer y el Capitán Lima, fueron comisionados para ver en San Francisco de Mostazal una maquina la que desgraciadamente no se vendía, es así también como el Secretario Lucci y el Voluntario Bau, fueron a ver la Maquina de la 4ta. Compañía de Ñuñoa, pero no prospero el negocio por que no reunía las cualidades que se necesitaban. También el Director Cirer, el Capitán Lima, el Secretario Lucci y el Tesorero Ghiardo, se trasladaron a la Calera debido a que se tenía la información de la venta de un carro, pero una vez más se tuvo mala suerte, todos estos viajes eran costeados por los mismos Voluntarios.

 PRIMER CARRO BOMBA 

Siguiendo con el trabajo para conseguir un carro bomba, el Director Cirer, el Secretario Lucci y el Voluntario Bau, se trasladaron a Rancagua, donde tenían en venta un Mercedes Benz del año 1936, que no se pudo adquirir, por considerar su precio demasiado elevado para las posibilidades de la Compañía, junto con las conversaciones iniciadas en Rancagua, nos llega la noticia de que en Talca se vendía un carro Bomba, inmediatamente se trasladaron allá, el Director Cirer y el Voluntario Bau, siendo gentilmente atendidos por el señor Comandante del Cuerpo de Bomberos de Talca don Salustio Sánchez, quien se interesó vivamente para que este Carro llegara a nuestra Compañía y manifestó que iba a tratar este negocio dentro del Cuerpo de Bomberos de Talca, como de un grupo de Bomberos a otro, por lo tanto la parte comercial iba a quedar desligada, que él se preocuparía personalmente que el carro fuera entregado mecánicamente bien y con el material para poder actuar en cualquier momento.

Avisados desde Talca, días después de que  el Carro estaba listo y se podía entrar en conversaciones finales, fueron a esta ciudad con los poderes respectivos a fin de finiquitar esta adquisición los Voluntarios Oscar Bau y Rene Otto, quienes dejaron más o menos terminadas las gestiones, posteriormente el día sábado 06 de Noviembre de 1954, para ser más exactos, se trasladaron a Talca el Director Cirer, Capitán Lima, tesorero Ghiardo y los Voluntarios Rene Otto C. y Oscar Bau D. quienes premunidos de amplios poderes y ya acordado en Asamblea General, el precio a pagar, fueron a buscar nuestro Primer Carro Bomba. Este tuvo un costo para la Compañía de $ 300.000 pesos y era un carro Bomba marca Chevrolet del año 1928, con turbina acoplada de 2 entradas y 2 salidas, para extraer agua de grifos o canal, cuya capacidad era de 1.000 litros por minuto, venía acompañado de 10 tiras de mangueras de 20 mm., 2 pitones de 70 mm. y un Gemelo de la misma medida, además de un pollo para 10 o 12 tiras de mangueras y una “escalera” de corredera para “estirar” hasta 7 metros.

 

El Domingo 7 de Noviembre de 1954 a las 09  de la mañana, nos fue entregado oficialmente el carro en presencia de las cuatro Compañías de Bomberos de Talca, quienes debidamente formados y en equipo de trabajo, rindieron los honores a esta máquina que marcara una tradición en esa Institución, el Comandante Don Salustio Sánchez, en frases llenas de emoción hizo una breve reseña histórica de esta máquina y los amplios servicios prestados a esa ciudad, como también resalto que el Cuerpo de Bomberos de Talca, se desprendía de la maquina por el solo hecho de venir a integrar otro Cuerpo de Bomberos, ya que de esta manera Talca no hubiese vendido su querido carro por ningún motivo. A las 11 de la mañana se emprendió el viaje con destino a la Capital, anecdótico debe haber resultado para quienes vieron pasar el dichoso carro en ese trayecto, llegando al Cuartel a las 19 horas, después de un feliz viaje sin mayores contratiempos y sin ninguna dificultad mecánica. Frente al Cuartel la totalidad de los Voluntarios al mando del Teniente 2º don Hugo Crespo C., rindió los honores de rigor al nuevo miembro de la Institución.

Cabe hacer notar que a pesar de ser el primer Carro Bomba de la Comuna, este distanciaba mucho de estar en condiciones de servicio, como jocosamente se recuerda “un chasis con unos tablones como piso y las tiras usadas de asientos”. Por ello se acordó hacerle al carro bomba, los arreglos necesarios para dejarlo apto para el servicio.

Siempre será digno destacar que en esta historia que será recuerdo para generaciones futuras, que toda comisión de servicio y viajes se realizaron sin ningún costo para la Compañía, pues todas fueron costeadas por los Voluntarios.

 

Fuente: “Caminos Primerinos”, año 2000. 1º Compañía de La Granja.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Revista

revista

Brigadieres

Reportajes

captacin-de-voluntarios