Imprimir

Historia

  • "Sacrificio y Lealtad”
    Fundación 10 de julio de 1950 | Avenida Santa Rosa #6590La Granja 

    Para empezar, se debe entender que hacer una reseña histórica de una Compañía, pronta a cumplir 60 años de abnegada labor, es tarea difícil. Más bien tarea casi imposible de cumplir al detalle. 

     Píenselo un poco: tratar de dejar en unas cuantas letras toda una vida que ha pasado dentro de sus cuatro paredes, las que han albergado la existencia bomberil de 329 personas en estas cuatro décadas y media, sin dejar de mencionar el esfuerzo  y sacrificio que en cierto momento aportó cada uno de ellos, sería pecar. De olvido involuntario. 

     Es mejor sólo mencionar los hitos más relevantes de esta riquísima historia de Bomberos. Corrían los primeros meses de 1950 y un trío de vecinos con visión de servicio y no satisfechos con lo realizado hasta ese minuto, se reunieron y acordaron dar los primeros pasos para la fundación de lo que sería hoy una de las Instituciones Bomberiles más respetada del Área Metropolitana, realizaron esfuerzos sobrehumanos y con la ayuda de otros a quienes convencieron, fundaron y dieron vida a la Primera Compañía y trabajaron duro con el fin de que sus raíces quedaran firmes, de manera que pudieran soportar el peso de esta gran obra en el futuro.

     Muchas décadas de trabajo, tanto para la Compañía, como para la Institución, han logrado que hoy en día este Cuerpo cuente con un parque de máquinas considerado importante:

    • 6 carros bomba
    • 1 Carro de Rescate
    • 2 transportes de Comandancia
    • 1 Carro apoyo de Rescate
    • 1 Ambulancia.

    Para llegar a esta cifra se debió sufrir y trabajar duro: conseguir el primer camión para que sirviera de transporte significó un gasto de $ 33.000.- pesos de la época, (había que transportarlo a él).  Después el viaje a Talca para conseguir la primera máquina, un Chevrolet año 27, en $ 300.000.- pesos de la época. Hasta hoy se recuerdan los rostros de quienes vieron con asombro ese chasis cubierto de tablones como piso y que orgulloso se llamaba Carro Bomba, el primero de La Granja, cuya muerte en el Cuartel de la antigua 2ª a Compañía tiende a la risa más que a lo trágico del suceso.   Después llegaría el Land-Rover, bautizado un 22 de Marzo y su maravillosa y más querida "Chabelita". (Motobomba) arrastrada en su remolque, aquella que dio como se dice "Cancha tiro y lado" en un ejercicio en el Parque Cousiño frente al orgulloso Cuerpo de Bomberos de Santiago. 

    Después, en momentos en que se trataba la venida de carros americanos, nos llegó el Carro Nissan y por fin los forestales Ford, dados de baja en su país y que prestaron grandes servicios en el nuestro, aunque hubiera muchas veces que empujarlos para que salieran de los cuarteles. 

    Dejar de mencionar al monstruo, no se puede, también cumplió su ciclo en esta Compañía un Otto, el magnifico IFA, Carro químico y de especialidades, quién olvida su Monitor y su Cuerpo de Bomba fenomenal; la llegada del primer Berliet que presto servicios en la Tercera y que este año partió a seguir con su labor a otra parte de este Chile y por último el Berliet 82 en servicio y que ha dado a este Cuerpo las mayores satisfacciones; en todos ellos, la mano administrativa de un Primerino y en otros  que no se mencionan. Para qué hablar de los Cuarteles del Cuerpo. 

    El lugar en que hoy es levantado el Cuartel Primera Compañía albergó por décadas la casona patronal de la Viña Los Parrales y a posterior el Cuartel de la Primera que nació en oficinas prestadas y luego construyó su "rancha de tablas" en lo que es hoy el Liceo A N' 104, el antiguo Cuartel General en calle Puerto Natales, la actual Comandancia y Cuartel General de Av.  Argentina, el Cuartel de la 4ª Compañía, el Cuartel de la 3ª Compañía, 2ª Compañía y 5ª Compañía, también en todos ellos la mano administrativa de un Primerino. 

    Bien lo dicen nuestras propias críticas internas, siempre un Primerino que ha ocupado cargos de Oficial General, ha sacado adelante a toda la Institución y se ha olvidado un poco de su propia Compañía; recién a 59 años de ser fundada, el tan anhelado Cuartel definitivo es una realidad, gracias a los aportes del Ministerio de Hacienda y la Ilustre Municipalidad de La Granja, quedará totalmente terminado en Marzo de 1996. 

    Primera Compañía de La Granja, fundadores del Cuerpo, crisol en el que se acunaron la gran mayoría de las motivaciones institucionales v en el que dejaron con tesón su energía y su juventud tres generaciones de Voluntarios. Insisto, nombrar a los Cirer, a los Ghiardo, a los Lima, a los Bau y a tantos otros que dieron nombre y grandeza a la Institución, es desconocer el trabajo anónimo de muchos otros que creyeron en ellos y los apoyaron.  Por ello, en estos 45 años de vida, el homenaje es para él, el voluntario Primerino por sobre todo.  Lo dice la Historia, nosotros nacimos "huachos", después sin saber serlo, fuimos padres y a 58 años recién empezamos a saborear los frutos de nuestra siembra. 

    A UNA NOBLE COMPAÑERA 

    Cada vez que se tiene una ocasión para celebrar y una fecha en especial, como ocurre en este 10 de Julio, uno evoca a los amigos del pasado, es un asunto de sentimentalismo el hacerlo, ello nos mantiene con nuestras raíces en tierra y mirando el futuro con optimismo. En estos 59 años, muchos amigos ya no están con nosotros, por diferentes circunstancias no podemos contar con su presencia y entre éstos uno muy especial, mas bien una, muy especial; aquella orgullosa y servicial, esa que cumplió en forma abnegada con lo que le pedíamos, esa que se resistió a morir hasta el último momento, me refiero a nuestra querida Chimenea. 

    Símbolo de calor de hogar en la Primera Compañía por más de 3 décadas, en ella se tejió gran parte de la historia de esta Institución, ante ella se tomaron infinidades de decisiones importantes y otras no tanto.  A su sombra se presentaron varios de los nuestros camino a la morada final, ella misma se resistió ante la pala y la picota, si antes hubiese podido hablar, cuántas confidencias podría habernos contado. 

    Quién no recuerda a dónde iban a parar las colillas del Cuartel, cuál era nuestro Correo y lo fue eficientemente, fue secador de ropa y de empapados equipos y cuerpos, cuántos inviernos resultaron más cálidos gracias a ella; por último, cuánta de nuestra historia no terminó sus días en ella, por falta de visión de Oficiales y Voluntarios. Increíble, cómo no recordarla hoy, Colillera, Secadora, Cartero, punto de encuentro, Símbolo Primerino.  Al recordar, evocamos a seres queridos que se han ido, al recordar sólo hacemos justicia y un poco de Historia.  

  • "Valor y Abnegación"
    Fundada el 4 de agosto de 1988 | Avenida La Bandera #9800San Ramón

    23 días del mes de Julio se reúnen vecinos de la Población La Bandera, con el objeto de formar la Brigada contra incendios. Llega la petición al Directorio General en sesión extraordinaria ampliada a Capitanes de Compañías se; acuerda reconocerlo como Brigada en formación quedando sujetos a las disposiciones estatutarias del Cuerpo de Bomberos La Granja, San Ramón y La Pintana.

    Por orden del día fecha 11 de Agosto designa al Sr. Tesorero General Voluntario 4ª Compañía, Don Héctor Urrutia, como Oficial delegado de la Institución, quien tendría amplias atribuciones para consolidar la formación de la Brigada. Desde ese momento y en período de 2 meses se realizan las siguientes actividades: - 10 reuniones con la participación de aproximadamente 20 Brigadistas.- 9 academias a cargo del Departamento de Estudios Técnicos del Cuerpo.- 6 ejercicios a cargo del mismo Departamento. Día 12 de Octubre de 1988, fecha memorable para quienes abrazan la causa bomberil, siendo las 11:19 Hrs. y en presencia del Oficial delegado Don Héctor Urrutia se realiza la primera reunión de la Brigada La Bandera; con la asistencia de 15 brigadistas se toman los siguientes acuerdos: - Confirmación de la lista de Fundadores por antigüedad.- Elección de la primera Oficialidad, que queda integrada como sigue en los cargos que se indican:

    DIRECTOR: Sr. Alberto Díaz Castillo.  |  CAPITAN: Sr. Mario Palacios Donoso.

    Teniendo así constituida la primera Oficialidad. 10 de Febrero de 1989, siendo la fecha más importante para los brigadistas, en una ceremonia solemne por la Ilustre Municipalidad de San Ramón, presidiendo el acto el Sr. Alcalde Don Jesús Antonio Cabedo, hace entrega de las llaves del Cuartel al Director de Brigada Sr. Juan Acevedo, entrega además las llaves del primer vehículo de transporte nominado J-3. En reunión ordinaria el 1 de Noviembre de 1989, el Sr. Capitán de Brigada notifica el paso a Compañía en formación e informa además que en próximo Directorio se dará el número correspondiente. Pasado un mes, por medio de una reunión ordinaria, el día 7 de Diciembre de 1989, el Sr. Director notifica que se asigna el N" 2 por el Honorable Directorio.

    El Sr. Capitán pide a todos los voluntarios la preparación de un ejercicio demostrativo ante el Cuerpo y que posiblemente una vez terminado el ejercicio sea asignado el Carro v el N' 2. En la misma fecha el Carro Bomba Nissan empieza a operar como B-2. Este logro fue conseguido a través de un arduo trabajo en un ejercicio, en presencia del H. Directorio General y Comandancia. Después de haber estado 3 años al servicio de la 2ª Compañía, fue retirado de ella; el motivo: renovación de Material Mayor. Una de las pérdidas más sentidas por parte de la Compañía fue la de uno de los compañeros del fuego quien fue una persona muy agradable, el Sr. Luis Ferrada Oyarce, fallecido en un lamentable accidente automovilístico el 15 de Abril de 1993, donde la Compañía fue acompañante hasta su último lugar de reposo, teniendo en el recuerdo de todos los voluntarios su gran simpatía y las ganas de vivir.

    El 23 de Mayo entra en servicio el nuevo Carro M-160 Renault, Camiva Turbo año 1992, con la capacidad de 3500 litros, entregado por el Superintendente Don Miguel Bau Díaz, siendo recibido por el Director de Compañía Sr. Juan Díaz Acevedo, estando presente el Sr. Alcalde de la I. Municipalidad de San Ramón, Don Manuel Arzola Bustamante, señores Concejales y Autoridades, etc., bautizando el Carro con una botella de champagne. Siendo entregado y presentado a la comunidad el día 18 de Septiembre del mismo año en un desfile cívico, presidido por el Alcalde de la comuna, el Presidente de la Junta Nacional de Bomberos, el Sr. Superintendente y demás autoridades de la comuna.

  • “Deber y Constancia”
    11 de Octubre de 1959 | Baldomero Lillo #1857La Pintana

    En un asoleado día del mes de Octubre, un grupo de vecinos de Villa Las Rosas, comuna de La Pintana, se reunió para poder dar a luz una idea, que les venia quitando el sueño y que a medida que se conversaba, tomaba más forma y se iba conectando con las voluntades de todos y con la ayuda visionaria de las autoridades pertinentes de aquella época, del Cuerpo de Bomberos de la Granja. Es así, que después de largas reuniones y prolongadas conversaciones, se llegó a la conclusión que era factible el brindar una nueva Compañía de Bomberos, es así, que el día 11 de Octubre de 1959, quedó fundada la Tercera Compañía de Bomberos de La Granja.

    Todos los postulantes y ahora fundadores de esta novel Compañía, tiraron las líneas para no solamente ser voluntarios pasivos, sino que la actividad tenía otras que a la par con todas otras congéneres. Esta Compañía en formación tenía que hacer un gran esfuerzo, ya que no se tenían los medios adecuados, ni tampoco la formación; pero, había una voluntad férrea de seguir adelante.

    Es así, que unos y otros ofrecieron palas que tenían en sus casas, baldes, chuzos, muebles etc., para ir concretando la feliz idea que va tenía sus pequeñas bases. Después del mes de Octubre, los Oficiales de la Primera Compañía de La Granja, empezaron a dar charlas, a efectuar ejercicios, a estudiar el Reglamento del Cuerpo y así ir poco a poco concretando una buena formación del futuro personal de esta entidad. Las autoridades del Cuerpo, pensaron que sería buena idea que algunas charlas de Material Bomberil y de todo aspecto que tuviera que ver con esta Compañía en formación, la podrían efectuar algunos Oficiales o Voluntarios de otros Cuerpos, es así, que se acordó el solicitar que vinieran algunos conferencistas del Cuerpo de Bomberos de San Miguel, lo que se converso con ellos, se hizo realidad el 16 de Marzo de 1960, en una sede de Villa las Rosas, perteneciente a una cooperativa.

    Cada día, esta incipiente Compañía iba tomando forma y esta forma era de servicio, de abnegación, de entrega y sobre todo que ellos estaban consientes que eran necesarios y esa necesidad era imperiosa por las nuevas poblaciones que iban creciendo y los siniestros que se acumulaban día tras día. Ya se veían caras sonrientes, se palpaba el optimismo, se hinchaban los corazones de entusiasmo, cada voluntario esta presto para ponerse pantalones largos; ya que la formación oficial de esta Compañía se efectuaría el 10 de Julio de 1960.- Día bastante frío, pero el calor Humano se desbordaba por los poros de todos los presente. Cada voluntario estaba con una tenida envidiable, sus relucientes cascos, sus flamantes casacas de cuero, que fueron donadas por un voluntario, sus pantalones impecables y albos, sus zapatos relucientes; todo listo para la primera formación oficial, todas las autoridades del cuerpo estaban presentes, en la incipiente Compañía habían 28 voluntarios en total, buen número para empezar.

    La presentación, el desfile, la convivencia, la camaradería, el compañerismo estuvieron presente entre unos otros, cada cual aporto lo mejor de si, para que esa imagen trascendental perdurara por muchos años. Las labores bomberiles se sucedieron a un ritmo acelerado; las formaciones, ejercicios, incendios amagos, reuniones, eran el pan de cada instante, y eso iba fortaleciendo la templanza de los juveniles y lozanos bomberos, de los postulantes y de los que de fuera miraban con orgullo esta nueva Compañía de bomberos.

    El año 1961 es de vital importancia, ya que en este período, los voluntarios de esta unidad por primera vez postulan para oficiales Generales del Cuerpo, y son elegidos. Se compran las primeras casacas de parada, se entregan las 68 nuevas placas rompe-filas, se adquieren los primeros Materiales Menores Bomberiles para usar en incendios, participa un voluntario en un curso dictado por el Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa; pero lo más importante, se cambia el Cuartel a un local más amplio que facilita la Cooperativa Universal de Villa Las Rosas, en la calle Rosa Ester N" 02500. Había que alhajar esta sede y por arte de magia ya teníamos un escritorio, sofá, sillas, sillones, pizarra, estante, archivadores etc., había muchas cosas necesarias, pero faltaba una importante, que era tener un Carro-Bomba; pero estábamos empezando y había que tener paciencia. Así terminó ese año.

    Se da comienzo al siguiente año y ya en Marzo, estaban a nuestra disposición 24 pares de botas de seguridad, en Abril recibimos del Cuerpo de Bomberos 200 mts. de tiras de 50 rara., 100 mts. de tiras de 70 rara., 2 pitones, 1 gemelo, botas y otras cosas menores Íbamos creciendo. Llego el día 11 de Octubre y se dio comienzo al tercer aniversario de esta Compañía, día sábado y con un sol radiante. Hubo formación, izamiento del pabellón Patrio, discurso del Director, desfile y un fraternal cóctel y una especial fraternidad.

    A fines de año la Comandancia hace entrega de nuevos implementos para combatir los siniestros. En Enero de 1963, la Compañía se agranda en sus dependencias y ahora se tiene guardia Nocturna en el mismo Cuartel de antaño. Da algunas poblaciones circundantes, solicitan si pueden ingresar voluntarios.

    Esto es un buen augurio, ya que no se busca a las personas, sino que ellas solicitan ingresar. Cumpliendo con los requisitos de ingreso, no hay problemas. Todo este año se sigue con las normas habituales de una Compañía. Pero a fines de año, en el mes de Diciembre, hay una noticia espectacular, el Directorio General ha acordado entregar a esta Compañía un Carro Land Rover, el cual hará llegar en fecha oportuna alegría regocijo y sano optimismo.

    El 4 de Enero de 1964 se recibe este nuevo Carro, el cual viene equipado con Moto Bomba Conventri Climax, Material de Agua con Carro de Arrastre, capacidad de 600 litros etc; era para nosotros era algo grandioso el mismo día renunciaba como Oficial un voluntario y se ofrecía como el primer voluntario Cuartelero "no rentado" y además empezaba a funcionar en sus nuevas dependencias, al guardia nocturna, un paso más.

    En este año en el mes de Junio se contrata al primer cuartelero rentado, en el día de aniversario del mes de Octubre el capellán bendice el nuevo Carro y Cuartel de la compañía, el cual en este instante no está dotado de luz, agua, baños ni portón de entrada a la sala de máquinas; implementos necesarios que la oficialidad se compromete a cristalizar lo antes posible.

    A fines de 1965, se instala un teléfono y en el año siguiente se compra el primer televisor para la Compañía. En Diciembre de 1970 la Comandancia con V/B de la Dirección General, hace entrega de radios, cotonas, cascos, toallas y otros implementos necesarios para la labor bomberil. A posterior por lo incómodo de este terruño que nos albergó por tanto tiempo, la Ilustre Municipalidad nos entregó un terreno en comodato en la población Pablo de Rokha y se construyó un Cuartel nuevo. En el año 1977 se inaugura dicho Cuartel, en donde presta servicios el Carro Nissan.

    En el año 1982 esta Compañía recibe un nuevo Carro Berliet, el prestaba servicios en la 1ª Compañía. Por problemas de seguridad, en el año 1989, nuevamente el Cuartel es trasladado a dependencias de la I. Municipalidad de La Pintana. En el año 1990 nuevamente el Cuartel vuelve a las antiguas dependencias de calle Rosa Ester, mientras se construye el Cuartel nuevo y definitivo en la calle Baldomero Lillo. El 27 de Octubre de 1993 se da por iniciadas las labores en el nuevo Cuartel de Baldomero Lillo Nº1857 en la comuna de La Pintana, asisten a la entrega de llaves el Sr. Superintendente, el Presidente de la Junta Nacional de Bomberos de Chile, el Sr. Alcalde de La Pintana y el Sr. Diputado don Jaime Estevez Valencia.

    El 4 de Junio de 1995, con un día radiante, una ceremonia cívico religiosa presidida por el Presidente de Junta Octavio Hinzpeter B., Superintendente Miguel Bau Díaz, Alcalde de la Ilustre Municipalidad de la Pintana Don Jaime Pavez Moreno y otras innumerables autoridades se procede a la bendición del nuevo Cuartel y del nuevo Carro, Renault Camiva, modelo M210 año 1995, por Monseñor Theodosios Capellán del Cuerpo de Bomberos. Acto de gran emotividad, recogimientos y de logros.

    Fue madrina de este nuevo Carro Bomba la Sra. Sonia Zapata de Pavez, esposa del Sr. Alcalde. Se llegó hasta ahora, después de 36 años de existencia, a una cúspide bastante alta, según la opinión de los entendidos, hay que agradecer a muchas personas que en el oscuro horizonte del anonimato, han logrado a través de todos estos años, el poder llegar a esta meta; muchos sin sabores se paladearon, pero mayores fueron los beneficios alcanzados.

    Ya, un bastante porcentaje de aquellos paladines del esfuerzo y la constancia, han quedado a tras en el olvido del apresuramiento cotidiano, otros han partido al más halla, al descanso definitivo; pero todos y cada uno de ellos aportaron con su grano de arena a la realidad que ahora vemos.

    Esperamos que más a delante con el esfuerzo de todos los tercerinos, podamos ver cristalizadas las opiniones, los esfuerzos y el ahínco de todos estos que ahora se entregan al servicio de los demás.

  • "Sacrificio y Lealtad”
    6 de Noviembre de 1959 | Venezuela #2083 San Ramón

    En 1959, siendo Presidente de la República Don Jorge Alessandri Rodríguez, el crecimiento de la población detonaba en marginalidad para los más desposeídos. Durante este año se produce el traslado de familias al antiguo fundo "San Gregorio", ahora urbanizado.

    Estas familias provenían de sectores como el Zanjón de la Aguada, La Pincoya y sorteados de la CORVI, siendo ésta la formación de la Población San Gregorio. Una vez instalados en los sitios, los que contaban únicamente con agua potable y para facilitar la construcción de las viviendas definitivas, debían levantar sus mediaguas en el fondo del sitio, esto provocaba que al centro de la manzana estuvieran todas las piezas juntas infundiendo el temor a un siniestro entre los pobladores. Esto lleva a un grupo de pobladores a reunirse el día 6 de Noviembre de 1959, en la calle San Gregorio 033, con la finalidad de crear una Compañía de Bomberos.

    Así lo señala el Acta de Fundación, acordando los presentes informar a las autoridades del Cuerpo de Bomberos de La Granja, ya que por su reglamentación estarían regidos en el futuro. En la reunión siguiente, efectuada el día 12 del mismo mes, fue nombrada la Oficialidad provisoria, quedando compuesta de la siguiente forma:

    Director : Sr. JOSE SARMIENTO | Capitán : Sr. JUAN CASTRO

    Tesorero : Sr. EDIJARDO LORCAS | Secretario : Sr. JUAN AGUILERA

    Consejeros : Sr. JOSE' RIQUELMES, r. ALFONSO FLORES

    Durante 1960, se realiza la elección de nueva Oficialidad y se comienzan los trabajos donde estará ubicado el cuartel, ya que donde estaba presupuestada su construcción es muy alejada para los voluntarios realizando gestiones con la CORVI se logró esto.

    Para la edificación son recibidas donaciones de las empresas contratistas, de los voluntarios y pobladores; siendo edificado íntegramente en madera y techo de volcanita; los servicios higiénicos eran de pozo negro. Se comenzó a gestionar la adquisición de un carro para dar cumplimiento con los objetivos fijados por el H. Directorio General, quienes exigían tener un cuartel, un carro y 25 voluntarios equipados.

    Estos se fueron cumpliendo paulatinamente con recaudaciones originadas en bailes, colectas, recolección y venta de diarios y botellas. La adquisición de uniformes, específicamente las casacas, se logró a través de la compra de "capotas de cuero" dadas de baja por Carabineros de Chile, quienes las usaban para cubrirse de la lluvia, siendo cortadas y reparadas pasando a prestar servicio.

    En cuanto a los cascos y toallas, fueron adquiridos por los voluntarios en forma particular. Las gestiones para la adquisición del carro se realizaron en el Cuerpo de Bomberos de Quinta Normal, lográndose adquirir un carro de transporte por la suma de Eº 500 (quinientos escudos), los que se cancelaron en dos cuotas. Este carro era un Dodge de 1928, el cual estaba en pésimas condiciones llegando a la compañía en Enero de 1961. Este fue equipado con donaciones de los voluntarios, realizándose además una colecta para confeccionar el portaescala, para acomodar las dos escalas que venían en el carro, más 1as dos que fueron fabricadas en pino oregón, comprando en 1962 cuatro escalas por un costo de Eº150 (ciento cincuenta escudos).

    En cuanto al material de agua, la CORVI donó una tira de treinta metros, la que se cortó en dos colocándole uniones para facilitar su uso y un Pitón sin efectos. En cuanto a las alarmas, éstas eran dadas directamente por Carabineros de Chile, quienes se llevaban un voluntario en el patrulla para que hiciese sonar el papí manual, con la finalidad que el personal asistiese al cuartel para así salir al lugar amagado, o bien salía un voluntario en bicicleta para cumplir con la misma función, siendo principalmente el motivo de éstas los pastizales y las inundaciones.

    Ya en Octubre de 1961 fue superada esta forma de alertar al personal, adquiriendo un motor de 1 Hp y 2.500 Rpm para la sirena por un costo de Eº 150 (ciento cincuenta escudos), recibiéndose a partir de 1963 las alarmas por el tan esperado teléfono. El 29 de Octubre de 1962 quedó oficializado el apadrinamiento de la Compañía por la Embajada de los E.E.U.U de México; en visita de una comisión a la Embajada para este efecto se les entregó una fotografía del Sr. Presidente de México.

    La Canción Nacional en un disco y la partitura de ésta, comprometiéndose a entregar en Aniversario de Compañía el Pabellón Nacional de México, concretándose el 18 de Noviembre de ese año la visita al Tercer Aniversario de Compañía de la Primera Dama de México Sra. Eva Samanos de López Mateos y el Sr. Alcalde de la comuna, Don Pascual Barraza, además de regidores de la comuna y las autoridades del Cuerpo. Durante este año es nombrado Capellán de la Compañía el sacerdote de la Iglesia de San Gregorio, don José Valdés Covarrubias.

    Este año el país entero vibró con el Mundial de Fútbol y como buenos peloteros nuestros antecesores no quisieron permanecer ajenos tan significativo acontecimiento. Producto del fruto de una colecta anterior adquieren el primer televisor para la Compañía, siendo éste en blanco y negro, además le sacaron provecho exhibiendo los partidos transmitidos, las películas y las series al vecindario, cobrando por la entrada.

    En el año 1964, fue gestionada la adquisición de carros nuevos para el Cuerpo, a través del plan Chile California, entre nuestro gobierno y el de Estados Unidos de América; lográndose adquirir tres carros Ford F-5, los cuales fueron casi regalados, pagando más por el embarque desde E.U.A. a la empresa Riviera Granline, quienes hacen llegar al Cuerpo cuatro invitaciones para recibir estos carros en Valparaíso, asistiendo el Superintendente don Oscar Bau Díaz, el Comandante don Mario Cerda, el Director 1º Cía. don Dagoberto Prado Retamales y el Director 4º Cía. don Julio Veas Veas, recibidos por el Capitán de la nave; quienes después de disfrutar de un almuerzo y un bajativo a bordo pasaron a las bodegas, con el objetivo de reconocer el material mayor.

    Una vez traído éste al Cuartel se le acondicionó el portaescala del antiguo carro y se le instaló el material menor que pertenecía a la Compañía, dejando de lado el material de 38 mm. que venía con el carro, el que fue vendido a posterior por el Cuerpo. Gran desilusión y pena causó en gran parte de la Compañía que a la llegada del carro nuevo, se fuese nuestro primer carro, siendo obligada su venta por el Cuerpo y desmantelado por maestro Capitán, sin ninguna despedida y los honores correspondientes a tan noble servidor.

    En 1967, los motivos que originaron el cambio, hacia la avenida principal, el paradero 23 de Santa Rosa, se originó principalmente en lo riesgoso que era para los voluntarios asistir al Cuartel por lo peligroso del sector, ya que se exponían a ser asaltados; incluso en varias oportunidades fue sustraído el dinero recaudado por el uso del teléfono por grupos de individuos que se tomaban el Cuartel prácticamente por asalto. La oficialidad compra un terreno a la CORVI por la suma de $ 600.000. Esta decisión de trasladarse originó la concurrencia del Sr. Alcalde de la comuna, Don Pascual Barraza, al Cuartel, para impedir la salida de la Compañía del sector, aduciendo argumentos sentimentales de su origen, los que fueron rebatidos por los oficiales haciéndole ver que éramos dueños de un terreno en plena Santa Rosa.

    Se lleva a efecto el traslado en forma apresurada, significando un gran esfuerzo de un día entero para los voluntarios, dejando únicamente la losa de la Sala de Máquinas; incluso se trasladó la línea telefónica completa conservando el mismo número por los mismos voluntarios hasta el nuevo Cuartel. Ya en el nuevo terreno los trabajos de su construcción duraron dos meses, siendo albergadas las oficinas en uno de los departamentos que estaban en construcción por esos días. Este Cuartel resultó ser más acogedor y tranquilo para permanecer en éste, contando además con alcantarillado y agua potable.

    En 1974, la Compañía fue incentivada a trasladarse por el Superintendente don Oscar Bau Díaz a nuestra actual ubicación, cuya obra gruesa estaba levantada. Ubicada en el Paradero 22 1/2 de Santa Rosa Av. Venezuela, en pleno corazón comercial del populoso sector de San Ramón, este lugar paso a ser parte de la Institución por Decreto del Ministerio de Bienes Nacionales. En el Cuartel que hoy tenemos, para muchos ha significado sudor, lágrimas, regocijo, satisfacción, compañerismo, amistad y esperanza de días mejores.

    Recibimos un esqueleto por edificio, apodado "El Gran Chaparral", durante estos años se trabajó ardorosamente para adecuarlo a una unidad bomberil, tener un par y, lo más importante, una sirena para llamar a sus voluntarios. Estaba sólo el ímpetu y la fuerza de aquellos que lograron levantar la torre, que es orgullo para muchos. Hay que reunir fondos y buscar financiamiento, siendo una de las tantas fórmulas que más perduró el bailable de los días domingos, que por espacio de 16 años estuvo animado por el grupo ”Aeropuerto”, siendo éste nuestro principal apoyo financiero par lograr lo que tenemos.

    En esta “convi”, como la bautizaron los asistentes frecuentes, se conocieron muchas parejas, quienes aún recuerdan con nostalgia y alegría esta actividad que realizábamos, terminando muchas de ellas en matrimonio. Con el tiempo logramos construir la casa de cuartelero, implementar tanto el carro como el cuartel de implementos bomberiles y de comodidad para todo el voluntariado, habilitar las dependencias del segundo piso, ampliar y remodelar la guardia nocturna, pavimentar la Sala de Máquinas.

    Grande fue el regocijo al celebrar el 25º Aniversario y ver renovada la fachada de nuestro Cuartel, más aún a los años siguientes cambiar el portón de la Sala de Máquinas. Durante 1995 finalizaron los trabajos del cambio y reforzamiento de techumbre en la Sala de Actos y la Sala Máquinas, con su respectiva iluminación. Gracias a un aporte extraordinario otorgado por la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, por la suma de $7.000.000, a través de un programa denominado "Reparación de Cuartel", gestión realizada por el Superintendente Sr. Miguel Bau Díaz, contando así con un recinto dispuesto para cualquier eventualidad. En treinta y seis años, hemos dado todo cuanto nos ha sido posible, es muy difícil expresar en tan poco espacio tantos sentimientos de alegría y satisfacción.

    Recordemos la participación de nuestra comuna en la solidaridad después del terremoto de 1985, en las inundaciones, donde nuestro personal trabajó bastantes horas sin descanso y otras tantas ocasiones al salir lloviendo a llamados en el carro Nissan, volver al Cuartel a secar las cotonas, al calor de un fogón y una taza de café; o bien recordar anécdotas, experiencias, hechos amargos y de impotencia cuando más de algún civil se nos escapó de nuestras manos salvadoras y fue consumido por el fuego; es ahí donde varios han derramado lagrimas por llegar tarde con el auxilio tan necesario; a pesar de nuestros esfuerzos nos sentimos criticados e incomprendidos por esta comunidad que tanto nos necesita y a la cual no escatimamos esfuerzos, de entrega.

  • "Unidos a Servir"
    17 de junio de 1991 | Avenida La Serena #10584 La Pintana

    INTRODUCCION

    Febrero de 1991: la Central de Alarmas del Cuerpo de Bomberos de La Granja - San Ramón -La Pintana despacha material de agua a la Villa Santo Tomás, a controlar incendio, que produce gran conmoción dentro de los pobladores, por la magnitud del siniestro.Resultado: 3 viviendas totalmente destruidas.

    HOMENAJE

    Nos detendremos un momento para rendir en primer lugar un reconocimiento a todos los componentes del Cuerpo de Bomberos de La Granja, San Ramón y la Pintana, en éste un aniversario más desde que fue creado, y un homenaje muy merecido a todos sus fundadores, que aún permanecen con nosotros, y a los que a descansan en la eternidad un recuerdo desde lo más profundo de nuestro corazón, agradecidos por lo que nos legaron e hicieron responsables para seguir en la senda de todo hombre dispuesto a servir a la comunidad con la abnegación de todo bombero voluntario.

    LA BRIGADA SANTO TOMAS

    El proyecto de la Brigada Santo Tomás nace de la necesidad de contar con una Compañía de Bomberos en esta parte de la Comuna de La Pintana, debido al gran crecimiento demográfico y a los constantes incendios que se producen en este sector. Como podemos ver, esta Compañía nace igual que todas las Compañías de Bomberos de nuestro país. Por la necesidad de los pobladores y el deseo de un grupo de personas de buena voluntad dispuestos a poder servir a los que lo necesitan en el momento de una desgracia, cuando en pocos minutos ven caer todo lo que durante años con tanto sacrificio les ha costado levantar.

    Entonces es cuando la solidaridad del ser humano se aferra a ideas tan nobles y abnegadamente decide emprender la marcha a lo desconocido. El formar una Compañía de Bomberos. Los gestores de esta iniciativa son el Sr. David Pérez Norambuena, Presidente de la Unidad Vecinal N" 20-02 de la Villa Santo Tomás, quien en el mes de Marzo de 1991 junto a otros colaboradores anónimos, que sin su cooperación no hubiera sido posible levantar esta Unidad Bomberil, iniciaron las primeras gestiones ante el Cuerpo de Bomberos, con el objeto que la Brigada fuera aceptada por esta Honorable Institución. También estuvo presente en el proyecto el Sr. Guillermo Yungue, Diputado de la República, quien gestiona ante la Intendencia de la Región Metropolitana para obtener el apoyo económico para la compra de elementos mínimos para este grupo de personas que quieren servir a la comunidad en forma voluntaria y entregarse a la causa bomberil. No ha sido fácil la tarea de formar esta Compañía, ya que muchos han sido los escollos que hemos tenido que vencer.

    Muchas veces la incomprensión de aquellos que ven las cosas en forma negativa, hicieron decaer el ánimo, pero sólo la fuerza interna del hombre de buena voluntad y el deseo de servir al prójimo nos motivó a seguir adelante y respaldar esta iniciativa.

    17 DE JUNIO DE 1991

    Con esta fecha el Honorable Directorio General decide reconocer la Brigada de Bomberos de la Villa Santo Tomás, comenzando de inmediato con el proceso de instrucción del personal que compone esta Brigada, la que comienza a asistir a distintos cursos impartidos en las respectivas Compañías que componen el Cuerpo y a la vez en los mismos llamados a los que la Brigada asiste con el fin de cooperar en los incendios y otros servicios a los cuales son despachadas las Compañías. Se recuerdan nombres, los cuales han sido personas que en forma incondicional nos han dado consejos e instrucciones que nos han beneficiado mucho, lo cual nos ha permitido alcanzar la madurez que se necesita para ser bomberos.

    SEPTIEMBRE DE 1992

    Nuestra Brigada, después de un ejercicio ante el Honorable Directorio y el resto de las Compañías, es aceptada como Compañía en formación, quedando en un proceso de prueba para posteriormente pasar a ser una Compañía Titular. Ha transcurrido un año y ha esta Compañía en formación se suman más personas, que al igual que los que emprendimos esta marcha, creen en este proyecto y se hacen voluntarios, con el propósito de colaborar y dar forma así a la Quinta Compañía. Muchos han sido los que integraron las filas de nuestra Compañía, hoy ya no están por diferentes motivos, pero todos hemos puesto un poco de esfuerzo por esta causa bomberil. Los echamos de menos, hubiéramos querido tenerlos todavía en medio de nosotros, a ellos les agradecemos su colaboración y el tiempo que dedicaron a esta noble causa, los tenemos presente.

    CARRO PARA LA COMPAÑIA EN FORMACION

    ¡Cómo olvidar! Qué satisfacción más grande se siente cuando a una Compañía tan joven le es asignado un Carro. No olvidaremos a nuestro primer transporte, el Directorio nos asignó el Carro denominado J2, se confió en la Quinta Compañía en formación. El Directorio creyó y tuvo confianza en nosotros.

    Hasta ese momento las pruebas que nos ponían estaban siendo pasadas. Los Oficiales Generales, los voluntarios de todo el Cuerpo estaban viendo nuestro esfuerzo, nuestro sacrificio y el deseo de hacer las cosas lo mejor que se podía; se veía nacer la Quinta Compañía. ¡Cómo olvidar! Aquel incendio en el cual tuvimos que acudir con un “pollo" (Carrete), el cual nos había sido donado por la ex Brigada Bomberil San José de La Estrella, día en el cual nos encontrábamos en una campaña económica, y estábamos a pasos de aquel incendio, donde no se podía esperar, sólo había que llegar lo más pronto, mientras llegaban al lugar, las máquinas de Material Mayor para controlar la situación.

    Se cumplía el sueño de acudir a los llamados un Carro, ya no llegaríamos cansados de correr por las calles, en forma apresurada, para cumplir con nuestro deber como voluntarios, ya éramos más responsables, un poco más bomberos y más éticos al contar con este Carro, que nos enseñó mística y nos dio más valor para seguir avanzando hacia el engrandecimiento de nuestra Compañía.

    22 DE OCTUBRE DE 1993

    En Sesión Extraordinaria y ampliado a Capitanes, el Honorable Directorio General, según Of. N" 124, acuerda dar término al proceso de Compañía en formación y desde esta fecha acepta y reconoce y declara en forma titular a la Quinta Compañía del Cuerpo de Bomberos La Granja - San Ramón - La Pintana.

    Como se puede ver, han transcurrido 4 años de breve historia de esta Compañía. Sacrificios, esfuerzos, lealtad, ánimo, deseo de hacer y aportar voluntad nos han permitido mantenernos en un lugar que nos concedió el Cuerpo de Bomberos, el cual nos encargaremos de cuidar celosamente y encomendarnos, a las generaciones futuras para que continúen en la senda que a nosotros nos trazaron los que nos han antecedido.

    Hoy ya contamos con un Carro de Agua, el cual fue asignado en Agosto de 1994 y aceptado como un gran desafió, ya que este Carro es una pieza de Material Mayor el cual significa una gran responsabilidad, por tratarse de un material de mayor envergadura.

    Contamos también con un grupo de voluntarios en su mayoría con los cursos aprobados por la A.N.B. y también con cursos de rescate vehicular. En síntesis, la Quinta Compañía es una realidad; creemos que día a día tendremos que ir perfeccionándonos; no descansaremos, hay mucho que aprender, mucho por hacer, el compromiso es cada vez mayor.

    UN ANHELO MÁS

    Todo Comienza cuando en un 8 de Junio de 1991 se reúnen un grupo de personas, con el propósito de dar forma a la Quinta Compañía, no contando en ese momento con un lugar físico donde poder sesionar y tomar acuerdos, lo cual permitiera dar vida a esta Compañía.

    Entonces es aquí donde comienza el deseo de tener un Cuartel donde pudiéramos tener nuestras asambleas, y donde dar inicio a la camaradería y amistad que ha sido lo que hasta el día de hoy nos ha permitido seguir unidos.

    En consecuencia, comienza el deseo de tener nuestro Cuartel. Se comienza en una pieza de 3 x 3 mts., la cual se instala en una parte de la calle, en un espacio de la vía pública. Con el tiempo se comienza a gestionar la adquisición de una mejora un poco más amplia, la cual nos permite un mayor espacio donde así se pueda dar también origen a nuestra primera guardia nocturna.

    Ahora, esta mejora fue instalada en otro lugar, ya que no podíamos seguir ocupando un espacio que estaba destinado a otro fin (áreas verdes); entonces tenemos que irnos a instalar en una cancha de fútbol por un tiempo que nos permitió la Junta de Vecinos del sector y donde pasado un breve lapso se nos comunica que debemos abandonar este lugar para dar el espacio los deportistas, que informan que nosotros les impedimos desarrollar sus actividades.

    Ocurrido esto, tenernos que ocupar el terreno de la Sede Vecinal de la Villa Santo Tomás, en donde estuvimos por un año, después de esto gracias a un comodato firmado entre la Ilustre Municipalidad de la Pintana representada por el Alcalde de la época Don Luis Hunneus M. y nuestra institución representada por el Superintendente Don Miguel Bau Díaz, se nos asigna el lugar que actualmente ocupamos como sede de nuestro cuartel, el que aún no se ha podido terminar, pero hoy se encuentra en proyecto ante las autoridades pertinentes lo que hemos deseado y llamado un ANHELO MAS.

    En toda nuestra espera de poder estar al nivel de nuestras Compañías hermanas y así poder contar y decir que todos nuestros proyectos se han cumplido. En conclusión, nuestra Compañía permanece gracias al apoyo brindado por todo el Cuerpo y al esfuerzo de cada uno de sus voluntarios que se han comprometido a cuidarla y llevarla hasta transcurrido el tiempo que está en el futuro.

Revista

revista

Brigadieres

Reportajes

captacin-de-voluntarios